Elige Informado

  • Cobertura

    Ver más Ver menos
  • Prestador

    Ver más Ver menos
  • Maternidad

    Ver más Ver menos
  • Presupuestos

    Ver más Ver menos
  • Los planes tienen coberturas hospitalarias y ambulatorias. Las atenciones hospitalarias son menos frecuentes, pero de mayor costo, mientras que las ambulatorias son más frecuentes y de menor precio. Definir el tipo de cobertura que quieres puede ser un buen punto de partida para escoger tu plan de salud.
  • Analiza los porcentajes de cobertura de tu plan y los topes de gasto por evento. Dos planes pueden tener un mismo porcentaje de cobertura, pero con topes mayores o menores.
  • Para comparar los planes, utiliza la Cartilla Valorizada que contiene ejemplos valorizados de las prestaciones más frecuentes. En la Cartilla Valorizada podrás ver una amplia selección de prestaciones con sus porcentajes de bonificación y topes respectivos, tanto para libre elección como para prestadores en convenio. Ingresando a Vida Tres en Línea con tu rut y clave, podrás revisar la cartilla valorizada asociada a tu plan.
  • Todos los planes de salud tienen cobertura preferente y de libre elección. Si bien nunca estarás obligado a ir a una clínica en particular, si eliges los prestadores que componen la oferta preferente de tu plan, podrás acceder a precios más convenientes y a mejores coberturas para tus atenciones médicas.
  • Si tienes una clínica favorita, podrás buscar un plan con cobertura preferente en esa institución. Sin embargo, ten en cuenta que el valor de los planes depende de los prestadores preferentes que lo componen.
  • Si no tienes ninguna clínica de preferencia, podrás evaluar más planes, revisar sus alternativas de cobertura de libre elección y cobertura preferente.
  • Es importante que revises los prestadores derivados de tu plan de salud, que son aquellos en los que deberás atenderte en caso de que el prestador preferente no pueda realizar la atención, ya sea por falta de capacidad física hospitalaria o técnica.
  • Evalúa la posibilidad de tener hijos en el futuro. Si optas por un plan con cobertura reducida de parto, podrás tener mejores beneficios que con un plan con cobertura completa (para un valor de cotización equivalente), pero tendrás una cobertura menor (20% o 30% según la línea del plan) en prestaciones de embarazo y parto.
  • Si estás dispuesto a cancelar un monto adicional a tu cotización legal del 7%, quizás podrías optar a un mejor plan de salud.
  • Si tienes un seguro de salud complementario o quieres contratarlo, es buena idea ver cómo combinar ambos, para tener las mejores opciones de cobertura. Por ejemplo, si tienes un plan con una cobertura muy alta, es mejor contratar un seguro que cubra aquellas prestaciones que no están incluidas en el arancel de tu plan de salud. Por el contrario, si tienes un plan con una cobertura más baja, puede ser mejor un plan que compense esta cobertura.
  • Evalúa la posibilidad de un plan compensado, el cual permite que uno de los titulares pueda compensar con sus excedentes el plan de otro titular. Puedes contribuir al plan con cualquier cotizante, sin importar qué parentesco tengan (padre-hijo, cónyuge, amigos, hermanos…).

Tipos de Planes

Todos nuestros planes pueden ser complementarios con excedentes

Planes con Prestador Preferente o de Libre Elección

Si contratas un plan preferente, tendrás una cobertura mayor a la de libre elección en una o más clínicas determinadas.

Planes con o sin Cobertura de Parto

Los planes con maternidad cubren el parto como una hospitalización común, mientras que los con maternidad reducida cubren sólo el 25% de los gastos asociados al parto.

Costo de un plan

Tu cotización legal es de 7%

¿De qué depende el valor de tu plan?

  • Valor base del plan.
  • Valor de la cobertura del programa GES.
  • Valor de productos contratados (Ej: Pack Asistencia, Cobertura Catastrófica, etc.).

Lo anterior se multiplica por tu factor familiar, el cual se calcula en base a la edad y el sexo de los beneficiarios.