Acceso Rápido

« Volver Imprimir Enviar a un amigo A+ A-

 

Estrategias para una alimentación saludable a menor precio


Se dice que comer sano es sinónimo de mayor gasto. Para desmitificar esta creencia, Aliméntate Sano entrega algunas estrategias para alimentarse de manera saludable y sin perjudicar el bolsillo:

- Planifique bien las compras. Planee las compras antes de hacerlas. Planifique el menú semanal y escriba una lista con los alimentos que necesitará comprar. Haga las compras de acuerdo a esta lista, le ahorrará tiempo y evitará las compras impulsivas, muchas veces poco saludables.
- Compare los precios de los alimentos, fíjese en las ofertas de la semana. Muchos supermercados tienen días específicos de descuentos de distintos grupos de alimentos, escoja el día que más le convenga a su planificación. Acostúmbrese a comparar los precios de los alimentos en varios establecimientos comerciales y calcule el ahorro.
- Privilegie hábitos de alimentación racionales y no compulsivos, evitando las golosinas fuera de las horas de comida o la ingestión de azúcares excesiva. En general esto significará ahorros sustanciales. La alimentación mediterránea involucra orden y moderación en las comidas.
- Prefiera las verduras y frutas de la estación, son más baratas, frescas y sanas. Si puede, trate de comprar en la feria o en la vega, donde conseguirá mejores precios y mayor variedad.
- Conserve los alimentos apropiadamente. Congele la porción de los alimentos que no se va a comer, y aquellos que podrían pasarse de su fecha de vencimiento o no vayan a ser aprovechados.
- Busque recetas saludables y baratas. Seleccione aquellas recetas cuyos ingredientes no sean caros. Las comidas podrán ser tanto, o más, sabrosas que las que llevan ingredientes caros. Hay recetas económicas que son deliciosas.

- Tome más agua. Reemplace las bebidas gaseosas o jugos de fantasía por agua fresca. Acostúmbrese a poner un jarro de agua en la mesa a la hora de almuerzo y comida. Para darle sabor, puede incorporarle unas rodajas de limón o pepino.
- Disminuya su consumo de carnes rojas. Reemplácelo por legumbres, guisos de verduras, e incluso carnes blancas como pollo y pavo, que le resultarán más baratas. Hay alternativas baratas de pescado: atún o jurel enlatado y ofertas de pescados frescos o congelados.
- Aproveche los sobrantes para hacer nuevos platos. Rescate los guisos de verduras, tortillas, panqueques, lasañas, que le permitirán incorporar sobras en la preparación.
- Reduzca el gasto innecesario en comida. Si analiza la boleta después de una compra, puede llevarse una sorpresa y ver que gastó mucho en productos innecesarios para llevar una buena alimentación. Prescindir de ellos le podrá generar un ahorro notable.
- Mejore sus técnicas culinarias, aumentado el rendimiento de los ingredientes y evitando derroches innecesarios. Recuerde, por ejemplo, que en muchos casos, los alimentos frescos o menos cocidos son más saludables y nutritivos. Aprenda a cocinar evitando excesos de aceites o grasas.
- Lea las etiquetas antes de comprar productos dietéticos o Light. En general son más caros, y muchas veces sus ventajas son mínimas o se deben solo a un mayor contenido de agua. En estos casos prefiera el producto normal y consúmalo en menor cantidad, así ahorrará dinero y probablemente estará ingiriendo la misma cantidad de calorías.

Te invitamos a medir qué tan saludable es tu alimentación a través de Fitbook ingresando a www.alimentatesano.cl  

 

 



Simula y Encuentra tu Plan

  • Dos Cotizantes
    Para los que no están solos.
  • Mujer con o sin cargas
    Para las que buscan protección.
  • Hombre con o sin carga
    Para los que cuidan su bienestar.
Simula aquí