Acceso Rápido

« Volver Imprimir Enviar a un amigo A+ A-

 

Cómo cambia la convivencia familiar durante las vacaciones

 

 


Psicóloga Jessica Piña

Hermida

Si bien todos esperamos con ansias nuestras merecidas vacaciones, no siempre son lo relajadas y armoniosas que queremos. Compartir las 24 horas del día con nuestro grupo familiar en ocasiones no es tarea fácil, sobre todo si consideramos que durante el año la realidad es absolutamente diferente.
 
Para saber cómo abordar con éxito los cambios producidos durante nuestro período de descanso, la sicóloga de Clínica Vespucio, Jessica Piña, nos entrega valiosa información y útiles recomendaciones:


¿Cuáles son los principales cambios que vive la familia durante las vacaciones?

 

En el periodo de las vacaciones, la familia se enfrenta a cambios en la estructura del diario vivir, lo primero que ocurre es que estamos todos juntos, sin la presión de cumplir con compromisos laborales y escolares, lo que implica cambios en el habito de dormir, nos acostamos mas tarde y se alteran los hábitos de alimentación, hay cambios de horarios, a veces no son tan drásticos, pero implican un reacomodo de las dinámicas diarias.
 
Al estar con los hijos, nos enfrentamos a la tarea de compartir todo el día con ellos, y se vuelven un poco demandantes de la presencia de los padres o de las figuras significativas más cercanas. Surge también el conflicto, entre comillas, de que también queremos un tiempo para nosotros mismos, como personas individuales y en pareja. Ahí también se hace un acomodo de los tiempos y espacios para los integrantes de la familia.
 
¿Cuáles son los problemas más frecuentes que surgen en la familia durante este período?
 
El cómo se cumple con la idea de vacaciones, cómo distribuir los tiempos para la persona individualmente, y en el caso de la pareja, cómo hacemos cosas para los dos, sin descuidar el tiempo vacacional para los hijos.

También, surge el conflicto de adonde ir y qué hacer para que todos los integrantes de la familia lo pasen bien. Cuando no se tienen los recursos económicos necesarios, la dificultad puede ser mayor, debido a que a estas inquietudes se puede sumar la angustia y frustración de no poder salir con la familia a un lugar diferente que compatibilice con la idea de estar de vacaciones. Poder salir a la playa algunos días, por ejemplo, no es posible en todos los casos.

Por último, entre los hijos surgen, en ocasiones, peleas o discusiones que cuesta controlar debido a que no es habitual estar todos juntos y se puede generar un ambiente complejo de dinámicas a las que no se está acostumbrado. También en la pareja pueden aparecer presiones internas derivadas de la sensación de exceso de convivencia en comparación al resto del año. Cada integrante de la familia tiene su propia dinámica que se debe reacomodar durante este periodo, pero eso ocurre en los primeros días de vacaciones, luego la dinámica familiar se reacomoda y se estabiliza.

¿Qué aspectos positivos podemos sacar durante las vacaciones?

Lo más positivo es que se tiene tiempo y espacio para estar con los hijos y descubrir o reafirmar aquellas dinámicas que se pierden un poco durante el año, como almorzar todos juntos en algunos casos, o bien, ir a la plaza, jugar con ellos, ver programas de televisión juntos durante la tarde, etc. En el caso de la pareja, pasar más tiempo juntos, conversar y hacer cosas diferentes a las que se hacen normalmente con menos presión de horarios.

Recomendaciones:

- Desconectarse del trabajo: Dejar todo organizado en el ámbito laboral, para no tener que estar pendientes de aquellas tareas que dejo y deben cumplirse. Tratar en lo posible, de no dejar enganches vía e-mail, para así poder desconectarse en forma efectiva.

- Evitar peleas entre los hijos: Tratar de acomodarse a la dinámica de la casa, sin imposiciones demasiado severas que generen cambios bruscos para los hijos. Los cambios deben hacerse en forma paulatina y considerando que se está de vacaciones, de esta forma, hay menos presiones familiares y la interrelación se vuelve más placentera. En caso de peleas, se debe conversar y llegar a acuerdos para posteriores situaciones similares.

- Controlar los gastos:
No haga gastos que no puede cubrir. No gaste más de lo que tiene o puede pagar. La idea no es estar todo el año pagando las vacaciones, eso genera estrés y angustia.

- Administrar adecuadamente los permisos: Los permisos deben ser medidos y controlados, También supervisados por los padres, para evitar preocupaciones excesivas y problemas posteriores, además, recuerde que los hijos vuelven al colegio y deben retomar las dinámicas armónicas para un adecuado rendimiento y desarrollo. Por ejemplo, no por estar de vacaciones verán televisión hasta altas horas de la madrugada todos los días, más bien extienda el horario un par de horas algunos días, para que no se desordene tanto la forma de vida y las costumbres, así no les costara tanto retomar el ritmo en marzo, cuando se retoman las actividades escolares.

- Aprovechar la intimidad en la pareja: Tomar tiempos para estar a solas con la pareja, es fundamental, salir juntos a caminar o a compartir una velada con amigos o a solas. Conversar mucho, reírse, salir juntos.

- Evitar el aburrimiento: Evite caer en rutinas aburridas, se puede jugar en familia, por ejemplo a las cartas o juegos de salón, ver películas todos juntos, hacer una tarde de cine en casa o salir a caminar. Se debe tratar de hacer cosas gratas que no exijan mayor demanda de energías y que permitan la diversión.

- Dividir las tareas domésticas: Las tareas domesticas no son exclusividad femenina, recuerde que la mamá también merece vacaciones y descanso, por lo tanto, es una buena estrategia dividir tareas domesticas, por ejemplo, ayudar en casa haciendo las camas mientras otro integrante ayuda en la preparación del almuerzo y otro va a comprar el pan. Cada uno puede cumplir una tarea de acuerdo a la edad y capacidad, cualquier ayuda contribuye al descanso de todos.

 

 

 

 



Simula y Encuentra tu Plan

  • Dos Cotizantes
    Para los que no están solos.
  • Mujer con o sin cargas
    Para las que buscan protección.
  • Hombre con o sin carga
    Para los que cuidan su bienestar.
Simula aquí