Acceso Rápido

« Volver Imprimir Enviar a un amigo A+ A-

 

Factores de Riesgo Cardiovascular

 

En Chile, las enfermedades cardiovasculares son responsables del 28% del total de los fallecimientos, constituyendo la primera causa de mortalidad en ambos sexos. Se estima que en el país, una de cada 22 personas fallece por una enfermedad cardiovascular.

 

¿Qué son los factores de riesgo cardiovascular?

 

Son condiciones individuales que pueden aumentar el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular arterosclerótica. Estos factores se pueden dividir en:

 

  • Factores no modificables: Son constitutivos de la persona, la que siempre tendrá ese factor de riesgo, siendo imposible revertirlo o eliminarlo.
  • Factores modificables: Son aquellos que pueden ser corregidos o eliminados a través de cambios en el estilo de vida.

 

¿Cuáles son los factores de riesgo modificables?

 

1.- Presión arterial elevada

La presión sistólica es la presión máxima que se obtiene en cada contracción del corazón, y la presión diastólica es la presión mínima durante la fase de relajación.

 

Presiones arteriales mantenidas sobre 140/90 mmHg producen daño en las paredes internas de las arterias, lesión que favorece la formación de placas de ateroma.

 

Una persona es hipertensa cuando su presión arterial habitual es superior a 140/90 mmHg. Las presiones arteriales sistólicas entre 130 y 140, y diastólicas entre 85 y 90 mmHg, se consideran normales altas y deben ser controladas periódicamente.

 

2.- Obesidad

Se define obesidad como el incremento del peso debido al aumento de la grasa corporal, y se produce cuando el número de calorías ingeridas es mayor que el número de calorías gastadas.

 

Muchos estudios han demostrado que los pacientes obesos presentan más enfermedades cardiovasculares que las personas de peso normal.

 

3.- Sedentarismo

La inactividad física se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de las enfermedades cardíacas; incluso se ha establecido una relación directa entre el estilo de vida sedentario y la mortalidad cardiovascular.

 

El ejercicio regular disminuye la presión sanguínea, aumenta el colesterol HDL y ayuda a prevenir el sobrepeso y la diabetes. Por otro lado, colabora en disminuir el estrés, considerado como otro factor que favorece la aparición de complicaciones.

 

La Asociación Americana del Corazón recomienda realizar entre 30 a 60 minutos diarios de ejercicios aeróbicos, como caminar a un ritmo de 6 km/hora para reducir el riesgo de sufrir un infarto. Cabe destacar que, antes de iniciar cualquier programa de entrenamiento físico, se recomienda consultar con tu médico.

 

4.- Niveles elevados de colesterol

El colesterol es una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo, y es fundamental para el normal funcionamiento del organismo. El colesterol es el compuesto que mayoritariamente se deposita en las arterias, estrechándolas.

 

El colesterol, en cifras normales, es imprescindible para el metabolismo de cualquier célula; sólo resulta peligroso si sus niveles sanguíneos se elevan.

 

Se sabe que las personas con nivel de colesterol en la sangre mayor a 240 mg/dl tienen doble riesgo de tener un infarto al miocardio que aquellas con niveles menores de 200 mg/dl.

 

5.- Tabaquismo 

El tabaco es el factor de riesgo cardiovascular más importante, con la particularidad de que es el más fácil de evitar. El fumar o estar expuesto a fumadores daña las paredes internas de las arterias y permite el depósito de colesterol en ellas.

 

Está demostrado que la incidencia de enfermedad coronaria es tres veces mayor en los fumadores que en las personas que no tienen este hábito

 

6.- Diabetes

La diabetes produce un aumento de la glucosa en la sangre, desencadenado por la incapacidad del organismo para producir suficiente insulina o responder a su acción en forma adecuada. Este estado de hiperglicemia produce una arterosclerosis acelerada, que daña progresivamente los vasos sanguíneos.

 

7.- Alcohol

El consumo excesivo de alcohol puede elevar los niveles de presión arterial y triglicéridos, y así aumentar el riesgo de problemas cardiovasculares.

 

8.- Estrés

Está reconocido que el estrés aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

 

El estrés no puede eliminarse totalmente; es una reacción normal de las personas ante un evento externo, por lo que no es perjudicial en sí mismo. Cuando se hace inmanejable, se genera un desequilibrio que puede llevar a aumentar el riesgo cardiovascular.

 

¿Cómo disminuir el riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiovascular?

 

Te recomendamos:

  • Controlar periódicamente tu presión arterial.
  • Disminuir el consumo de sal, té y café si tienes presión alta.
  • Moderar el consumo de alcohol.
  • Mantener un peso adecuado a la estatura.
  • Llevar una alimentación completa y equilibrada, sin abusar de productos precocinados, congelados, fritos y alimentos ricos en grasas animales.
  • Aumentar el consumo de legumbres, verduras y frutas.
  • Seleccionar alimentos de alto valor nutritivo, pero de escaso valor calórico.
  • Ajustar la alimentación a las necesidades del estilo de vida. No puede consumir el mismo número de calorías una persona que realiza un trabajo sedentario que un deportista.
  • No creer en dietas mágicas. No dan resultado y pueden ser muy perjudiciales para la salud. Una dieta alimenticia sólo debe establecerla un especialista.
  • Dejar de fumar.
  • Hacer ejercicio de acuerdo al estado de salud, características físicas y aficiones. Si la actividad física no resulta placentera, rápidamente se abandona. Puede ser más efectivo tomar clases de baile que inscribirse en un gimnasio.
  • Modificar costumbres como: caminar más, no tomar el ascensor, realizar las pequeñas compras sin utilizar el auto, fomentar el contacto con la naturaleza.
  • Dejar tiempo libre para esparcimiento y para descansar.
  • Aprender a controlar las emociones.
  • Dormir las horas necesarias para obtener un descanso reconfortante.
  • Ser positivo y mantener el sentido del humor para afrontar los problemas diarios.
  • Realizar un chequeo médico preventivo anual según la recomendación del médico.

 

Fuente de Información: Clínica Alemana

 



Simula y Encuentra tu Plan

  • Dos Cotizantes
    Para los que no están solos.
  • Mujer con o sin cargas
    Para las que buscan protección.
  • Hombre con o sin carga
    Para los que cuidan su bienestar.
Simula aquí