Acceso Rápido

« Volver Imprimir Enviar a un amigo A+ A-

 

Accidentes en piscinas: Un riesgo permanente

 

Según estadísticas de un estudio sobre “Accidentabilidad en el Hogar”, solicitado por HELP el año 2009, más del 76% de los encuestados no coloca barreras en piscinas, siendo los accidentes por inmersión, la primera causa de muerte en Chile en niños mayores de un año. Junto con ello, padres y quienes se encuentran a cargo de los menores de edad en el hogar, se evalúan con nota 4,6 en su preparación para enfrentar accidentes al interior de éste.

 

Lo anterior refleja que padres y adultos tenemos una tarea pendiente en esta materia y no podemos esperar hasta que un accidente ocurra para tomar real conciencia de las consecuencias que puede provocar un descuido de este tipo.

 

La importancia de actuar a tiempo

 

El ahogamiento tiene un alto índice de mortalidad cuando no se actúa a tiempo, es decir, en los primeros 10 minutos. No se necesita tampoco gran profundidad: sólo 20 centímetros son suficientes si el niño no es capaz de levantarse.

 

Según el doctor Juan Carlos Ponce, director médico de Help, si el período de sumersión se prolonga hay una gran disminución de oxígeno en lo órganos (hipoxia), especialmente en el cerebro, y debido a la misma hipoxia, el laringoespasmo protector cede y se produce una entrada de agua a los pulmones.

 

Es por ello que el pronóstico en cada niño dependerá de las condiciones del rescate. El doctor Ponce explica que las posibilidades de sobrevivencia o de ausencia de daño neurológico disminuyen si el menor tiene 3 años o menos, si la inmersión e superior a 5 minutos, si no se hicieron maniobras de reanimación o si el menor llega en estado de coma al centro de atención.

 

 

¿Cómo enfrentar un accidente por inmersión?

 

Lo primero es administrar al menor una reanimación cardiopulmonar básica. Para ello, es fundamental retirar cualquier resto de objetos en la boca, hiperextender la cabeza y luego comenzar la secuencia de respiración boca a boca. Durante la reanimación hay que tener cuidado con posibles lesiones cervicales y nunca abandonar al menor ni hacer maniobras para extraer agua de los pulmones. Paralelamente a este proceso se debe buscar atención médica.

 

¿Cómo hacer respiración boca a boca?

 

Tumbar a la víctima boca arriba sobre una superficie dura y quitar todo lo que pueda molestarle para respirar. Si se trata de un niño pequeño, cubra la boca y nariz. Si se trata de un niño mayor o adulto, tape la nariz y cubra la boca. La secuencia debe ser 30 compresiones torácicas y dos respiraciones cuando existe un reanimador y de 15 compresiones y 2 respiraciones boca a boca, cuando existen dos reanimadores.

 

En el adulto y niños mayores el masaje cardíaco se hace con el talón de la mano, deprimiendo el tórax; en el menor de un año, sólo con dos dedos.

 

 

¿Cómo puedo prevenir un accidente de este tipo?

 

- Nunca dejara un niño solo cerca de una piscina. Lo ideal es contar con una reja alta, ojalá con llave para acceder a ella y asegurarla adecuadamente. Lo recomendable es una cerca de 1,5 m de altura mínima y 12 cms. O menos de distancia entre las barras verticales.

- Conseguir que al menos un adulto de la familia tenga conocimientos de reanimación básica de un menor ahogado.

- Evitar exceso de juguetes al interior de las piscinas y “hazañas” de adolescentes en su piscina, tales como “bombas de agua” y “chinas”.

- Vigile constantemente a los menores de edad. El 84% de los ahogamientos ocurren por una supervisión inadecuada y generalmente a la hora de almuerzo o entre las 4 y las 6 de la tarde.

- Los salvavidas tradicionales son más confiables que las llamadas “alitas”.

- Nunca dejar a un niño solo en una bañera, ni tampoco a cargo de un hermano menor de 10 años.

- Enseñe cuanto antes a sus hijos a nadar, ojalá a partir de lo dos años.

 

 



Simula y Encuentra tu Plan

  • Dos Cotizantes
    Para los que no están solos.
  • Mujer con o sin cargas
    Para las que buscan protección.
  • Hombre con o sin carga
    Para los que cuidan su bienestar.
Simula aquí